Cinco espacios que no deben faltar en tu oficina

Cinco espacios que no deben faltar en tu oficina

A la hora de montar nuestra oficina, es muy normal que al principio pensemos solo en cuáles son los mejores elementos para dar el mejor trato a nuestros clientes. Tener un buen escritorio, un despacho profesional con los mejores muebles o una silla de escritorio en la que sentirse cómodo se antojan muy importante para desarrollar nuestra actividad laboral de manera plena y conseguir así la mejor relación empresa-cliente.

Sin embargo, son muchas las personas que pasan por alto otras zonas que también son muy importantes para el bienestar de nuestros trabajadores. ¿Te gustaría saber cuáles son para así instalarlas en tu oficina? Pues si es así, no pierdas atención a las siguientes líneas si lo que buscas es un despacho u oficina completamente profesional:

Zona de archivos y almacenamiento

Como ya hemos ido comentado en anteriores artículos, el orden en nuestra oficina es muy importante para así trabajar en un espacio más organizado. Si tienes que pasar más tiempo ordenando documentos que haciendo uso de ellos, seguro que te vas a estresar y agobiar de algún modo al poco tiempo.

Por esta razón, te recomendamos encarecidamente que dediques una zona de tu oficina a exclusivamente  a el almacenamiento de productos o archivos de cualquier tipo. Si por cualquier razón (económica o de espacio) no puedes disponer de ella, siempre tendrás la opción de hacerte con unos buenos armarios o cajones de oficina donde guardar cualquiera de estos objetos.

Puede que al principio sea algo tedioso buscarle y dedicarle a cada cosa su sitio, pero seguro que a la larga lo agradecerás. Tener todo siempre disponible y a mano te va a evitar muchos quebraderos de cabeza y encima te va a permitir a dedicarte enteramente a tu actividad profesional, que es básicamente la razón por la que estás en la oficina.

El baño y pequeña cocina son también importantes

Aunque estemos de media unas ocho horas metidos en nuestro despacho delante de un ordenador, es normal que de vez en cuando necesitemos pequeños descansos. No somos máquinas para trabajar sin parar y con un horario completamente cerrado y establecido. Por ello, es importante que cada cierto tiempo tengamos que desconectar un poco del ambiente laboral y de todo lo que ello conlleva (reuniones, llamadas telefónicas, conversaciones…)

¿Y cómo se consigue esto? Pues en primer lugar, gracias a una buena zona de baño y aseo donde cada persona pueda atender a sus necesidades o simplemente donde pueda refrescarse  un poco.

Lo mismo ocurre con una buena cocina. Siempre es bueno disponer de ella en nuestra oficina y despacho por si alguna vez tenemos que desayunar o almorzar en ella. También es un buen sitio para tomarse un descanso de 5 minutos mientras te tomas una café con un compañero y así crear lazos más estrechos con cualquiera de ellos.

No hace falta que estos espacios sean sumamente grandes si dispones de poco espacio. Sin embargo, sí que es buena idea de darle un diseño más diáfano y distendido, un poco alejado del ambiente de oficina.

Zonas de trabajo comunes

A la hora de trabajar es muy importante darle a cada zona el lugar que se merece. Si estás en una amplia oficina, siempre tiene que haber un espacio dedicado únicamente para trabajar, con escritorios para cada uno y siempre separados por diferentes estatus. Incluso es buena idea separar cada despacho según la actividad o sector que se realice en él.

Así mismo, también es interesante tener zonas comunes para así fomentar el “trabajo en equipo”. Un clarísimo ejemplo de esto se ve en las típicas salas de reuniones. Ahí se pueden tomar grandes decisiones en beneficio de la empresa para la que estamos trabajando. Por ello, si estás montando una oficina de trabajo, se antoja muy importante que dediques un espacio  para este ámbito. Así mismo, las salas de reuniones son también un grandísimo lugar para tener reuniones más personales y cercanas con cualquier de nuestros clientes y poder cerrar cualquier trato con ellos de manera más eficiente.

Una vez que decidas cuáles van a ser las zonas de trabajo comunes, tan solo tienes que pensar detenidamente qué diseño le vas a otorgar a cada una de ellas. Sería recomendable que cada una de ellas tengan un diseño corporativo y profesional con un buen escritorio y todas mantengan los mismos cánones estéticos con el objetivo de que la imagen que proyecte tu negocio sea completamente seria y profesional.

El dinero siempre en un lugar seguro

No hace falta decir que sin un sustento económico, la viabilidad de cualquier empresa sería imposible. Por ello, ¿no crees que es también importante tener una zona exclusiva donde almacenar y hacer transacciones de dinero? Sobre todo si estás en un despacho u oficina con mucha gente.

Es más, imagina que al hacer cualquier pago o cobro vas por tu oficina con dinero en mano mientras los trabajadores o clientes se percatan de lo que estás haciendo. Esto no queda muy ético y profesional, por lo que tener una zona para este ámbito también tiene su importancia.

También es recomendable tenerla por temas de seguridad. Disponer de todo el dinero de la empresa en una zona y administrada por un equipo profesional para ello, va a suponer que tan solo tengáis que preocuparos de vuestra actividad profesional y dar lo mejor de vosotros día sí, día también.

Las zonas de relax también tienen sus ventajas

¿Os acordáis cuándo en el segundo punto os hablamos de la importancia de tener una buena cocina o baños para el resto de trabajadores? Pues ocurre lo mismo con las zonas de relax. Si al terminar toda tu oficina, con un diseño elegante y profesional, tienes suficiente espacio para el relax y el ocio, no te lo pienses dos veces  y dedica un espacio para este ámbito.

Puedes estar seguro que esta zona puede reportarte más ventajas y beneficios de los que crees. Ahí puedes descansar y desconectar de todo lo que te rodea junto a tus demás compañeros de oficina. Incluso es un buen sitio donde puedes intercambiar opiniones sobre tu trabajo, crear más contactos y en definitiva hacer de tu espacio de un lugar más ameno, relajado y profesional a partes iguales.